La eficiencia energética es la obtención de los mismos bienes y servicios energéticos, pero con menos consumo de energía, menos contaminación y fomentando la sostenibilidad. La eficiencia energética no implica renunciar a la calidad ni al servicio puesto que consiste en obtener más y mejores resultados con menos recursos, lo cual implica además menos costes de producción para producir lo mismo.

La necesidad de aplicar un proceso de eficiencia energética en una organización nace de una concienciación medioambiental creciente, de una necesidad de reducir costes operativos (OPEX) o de una obligación de adaptarse a una normativa, o de todas o algunas de estas razones al mismo tiempo. Los beneficios de aplicar un proceso de eficiencia energética son una reducción del consumo energético, de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y de los costes operativos. La eficiencia energética no implica necesariamente inversiones (CAPEX) o, al menos, una renovación integral de las instalaciones, sino usar la energía estrictamente necesaria de forma adecuada minimizando el desperdicio energético o aumentando el rendimiento de los sistemas.

La eficiencia energética según Articae es un proceso de mejora continua, un círculo virtuoso de 360º, compuesto por cuatro pasos: MEDIR-ANALIZAR-OPTIMIZAR-CONTROLAR.

El primer paso es MEDIR. En el caso de sistemas de frío es muy importante medir las pérdidas por aislamientos deficientes pero, lo más importante es medir el rendimiento de los sistemas de producción. ¿Por qué? Porque el rendimiento de un sistema de de producción de frío es el indicador fundamental de la eficiencia de un sistema de frío.

La medición y monitorización del rendimiento de los sistemas de frío es el primer paso para conseguir la eficiencia energética, ahorrar energía y alargar la vida útil de estos sistemas. Sin embargo, su implementación aún no se ha generalizado en el sector. Ello es debido principalmente al desconocimiento de sus beneficios, a la de viabilidad técnica y económica, a la ausencia de normativa fuera del ámbito de la edificación y a la dificultad técnica de su cálculo porque son necesarios conocimientos avanzados en termodinámica.

“MEDIR es saber.” “Si no lo puedes MEDIR, no lo puedes mejorar.”

William Thomson, Lord Kelvin, uno de los padres de la termodinámica.

Pero para medir hay que instalar equipos de medida y este es muchas veces el mayor de los problemas. En instalaciones nuevas no es un problema porque es un coste marginal frente al coste global de la instalación. En instalaciones existentes el problema es que representa una inversión (CAPEX) antes de obtener ahorros en los costes de explotación (OPEX). Pero esto podemos solventarlo con actuaciones progresivas, empezando por la obtención de ahorros sin inversión que puedan reinvertirse en la adquisición de los equipos de medida.

Y usted, ¿conoce todas sus ventajas? ¿Quiere saber cómo se adapta la monitorización de rendimientos de los sistemas de frío a su negocio? Le invitamos a seguir leyendo para descubrir más sobre el primer paso para conseguir la eficiencia energética de tus sistemas HVACR. 

Si usted es un propietario o gerente de una empresa o industria que usa gran cantidad de frío en su proceso industrial

Este es el caso de muchas industrias del sector alimentario, como la industria pesquera y del marisco, las industrias de lácteos, cerveceras, panadera, pastelera y confitera, cárnica (mataderos, secaderos, fábricas de embutidos, salas de despiece, lonjas), producción de helados y chocolate, hortofrutícola, congelados, fábricas de conservas. Estas industrias son intensivas en consumo de frío y en algunos casos puede representar hasta el 60-70% del consumo energético total.

La monitorización de rendimientos es el primer paso para conseguir reducir los consumos. Por sí misma no supone un ahorro si no va asociada a este proceso de mejora continua pero tiene una serie de beneficios asociados.

La información en tiempo real del consumo de energía y coste asociado le hará consciente de su situación y le permitirá tomar decisiones de ahorro y mejora de la eficiencia energética. La medición de rendimientos es imprescindible para una buena gestión energética. Esta gestión energética se consigue gracias al establecimiento de indicadores y ratios de rendimiento energético que permiten comparar periodos y elaborar informes.

La monitorización del rendimiento tiene también como consecuencia un uso más adecuado de los sistemas, un mejor mantenimiento preventivo y el aumento de la vida útil de los sistemas de frío y el incremento de su fiabilidad. Todos estos beneficios le permitirán reducir el periodo de retorno de sus inversiones y saber el momento exacto de cuándo realizarlas. 

Si usted es un gestor de edificios con grandes consumos de climatización o una Empresa de Servicios Energéticos

Además de los beneficios indicados anteriormente, que también se aplican a la climatización de edificios, estos sistemas de climatización de edificios tienen una serie de particularidades. Generalmente, han sido diseñados para condiciones climatológicas extremas que representan un porcentaje pequeño del uso, y en condiciones normales trabajando a cargas parciales o bajas, su rendimiento es mucho menor que el que indican los fabricantes en sus hojas de especificaciones. Además, su funcionamiento tiende a degradarse con el tiempo, por cambios de refrigerantes, mantenimientos deficientes, malas regulaciones hidráulicas, rudimentarias estrategias de control, desajustes en la configuración o descuidos involuntarios.

Por otra parte, la monitorización de rendimientos permite comparar ratios de rendimiento entre diversos edificios y contrastar con el dato que ofrecen los fabricantes. Esto unido a una gestión energética activa permite una toma de decisiones más efectiva a la hora de enfocar las inversiones más urgentes y los sistemas que mejor se comportan para la operativa de nuestra organización.

Además, permite medir y verificar ahorros mediante una de las opciones del protocolo IPMVP y ser parte de un sistema de gestión energética conforme a la norma ISO 50.001 para alcanzar los objetivos de sostenibilidad de la organización.

Si usted es un consultor o auditor energético o un ingeniero del sector del frío o la climatización

Medir el rendimiento de los sistemas de climatización y frío industrial no es sencillo si no se disponen de las herramientas adecuadas. Las instalaciones, como cualquier otro sistema, presentan patologías y se necesitan hacer auditorías energéticas, inspecciones de rendimiento, certificaciones, commissioning, estudios y verificaciones. Además, La preocupación por el impacto medioambiental y la eficiencia energética crece entre los propietarios de sistemas de refrigeración, que exigen mediciones y estudios cada vez más completos y detallados para disminuir el consumo de energía y la emisión de gases contaminantes. 

Con equipos portátiles IoT conectados, usted podrá incrementar la agilidad, la fiabilidad y la precisión de sus auditorías y estudios en sistemas de climatización y refrigeración, a la vez que ahorrará tiempo y costes ocultos. Podrá presentar informes automatizados de forma inmediata, podrá definir la línea base de consumos, el rendimiento estacional y el potencial de ahorros de una forma más efectiva y precisa, y mejorará la calidad y productividad de sus servicios, lo que le permitirá obtener más y mejores oportunidades de negocio.

Con equipos fijos podrá gestionar la energía de sus clientes, vigilar el rendimiento de sus instalaciones, proponer medidas de ahorro y eficiencia energética, medir y verificar ahorros y, con todo este despliegue de servicios en las instalaciones de sus clientes, obtener ingresos recurrentes.

Si usted es un instalador o mantenedor

Las instalaciones bien ejecutadas y bien mantenidas ya no son suficiente, no digamos las que no cumplen ni siquiera los mínimos. Sus clientes le van a empezar a demandar lo óptimo. ¿Acaso no está todo el mundo hablando de Industria 4.0? ¿Va a ofrecerle lo de siempre? ¿En qué se va a diferenciar de la competencia?

Mediante la medición y análisis de los rendimientos podrá diferenciarse de sus competidores, mediante una propuesta atractiva y diferenciadora que le permitirá ganar licitaciones y contratos de mantenimiento.

La monitorización de los rendimientos le permitirá efectuar un mejor mantenimiento correctivo y preventivo y detectar fugas de refrigerante, adelantándose a los problemas y ofrecer servicios de valor añadido (informes periódicos, alarmas) que mejoren su propuesta de valor y le permitan incrementar sus ingresos recurrentes.

Todos estos y muchos más son los beneficios que ofrece la monitorización de los rendimientos de los sistemas de frío. ¿Quiere implantarlos en sus instalaciones de frío? ¡No espere más y sea pionero en eficiencia energética en este sector tan intensivo en consumo energético! En Articae Smart Technologies le ofrecemos un ecosistema de soluciones que le permitirá hacerlo de forma sencilla y precisa.